Como cambiar el mundo empezando por el vecino

Como cambiar el mundo empezando por el vecino

En los planes para la evangelización del mundo, las palabras de Jesús en Hechos 1:8 son claves para llevar a cabo con efectividad la Gran Comisión:  “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra”.

Hay unos pasos para alcanzar al vecino (la primera orden del Señor: Jerusalén, lo mas cercano). Se hace necesario un plan de oración y acción en relación con el entorno donde estamos relacionados a nivel de vecinos, comercios, etc. Hemos de tener en cuenta que somos colaboradores del Señor y que el Espíritu Santo es quien hace la obra en los corazones convenciendo de pecado, de justicia y de juicio, (S.Juan 16:8).

El Evangelismo  por relación está basado en el establecimiento de relaciones interpersonales entre amigos, vecinos, conocidos y cercanos para ir ganando la confianza, creando puentes naturales para incentivar una amistad con el propósito de compartirles el Evangelio. Tratamos de hacer puentes para llevarles el Evangelio de la forma más natural posible. Podemos aprovechar las fechas sensibles como lo son la Semana Santa para ofrecerles la película Jesús con un folleto atractivo que hable con claridad del mensaje de la Cruz; en Navidad para regalarles un calendario de la Buena Semilla o de Testimonio Cristiano a cada Hogar, etc. Son fechas que nos dan oportunidad para abrir una conversación sobre porqué vino Jesús al mundo y un seguimiento posterior cuando la conversación ha sido favorable.

En la relación con los cercanos tenemos que aprender primeramente a saber escucharles, prestar atención a sus problemas y circunstancias, que vean que nos interesamos de verdad por ellos, que el interés es genuino y real, y desde ahí podemos compartirles como Jesús nos ha ayudado en situaciones similares y también puede ayudarles a ellos. Cuando es buen momento en la conversación, se les puede compartir que Jesús quiere ser su Salvador y guía. Siempre escuchamos con respeto y atención y finalizando la conversación, podemos regalarle la pulsera de los colores explicándole el Evangelio de forma completa,  atractiva y cercana.  https://decision.plus/producto/pulseras-de-colores/

Lo cierto es que nos encontraremos con gente que vive “su vida” y no quiere saber nada de religión ni de Jesús, y expresan  rechazo cuando queremos compartirles el Evangelio, pero nuestra parte es mantener el acercamiento y la disposición de ayudar en todo lo que nos sea posible, dándoles un  buen testimonio como creyentes y vecinos, confiando siempre que la palabra del Señor “no volverá vacía” como dice en Isaías 55:11, y que el Espíritu hace la obra en lo profundo de los corazones .

Recordamos la frase que alguien dijo: “no podemos hacer todo para todos pero si algo para alguien” y aquí está nuestra parte con los vecinos, cercanos y aquellos que están alrededor.

José Luis Briones