Como cambiar el mundo empezando por el vecino

Como cambiar el mundo empezando por el vecino

En los planes para la evangelización del mundo, las palabras de Jesús en Hechos 1:8 son claves para llevar a cabo con efectividad la Gran Comisión:  “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra”.

Hay unos pasos para alcanzar al vecino (la primera orden del Señor: Jerusalén, lo mas cercano). Se hace necesario un plan de oración y acción en relación con el entorno donde estamos relacionados a nivel de vecinos, comercios, etc. Hemos de tener en cuenta que somos colaboradores del Señor y que el Espíritu Santo es quien hace la obra en los corazones convenciendo de pecado, de justicia y de juicio, (S.Juan 16:8).

El Evangelismo  por relación está basado en el establecimiento de relaciones interpersonales entre amigos, vecinos, conocidos y cercanos para ir ganando la confianza, creando puentes naturales para incentivar una amistad con el propósito de compartirles el Evangelio. Tratamos de hacer puentes para llevarles el Evangelio de la forma más natural posible. Podemos aprovechar las fechas sensibles como lo son la Semana Santa para ofrecerles la película Jesús con un folleto atractivo que hable con claridad del mensaje de la Cruz; en Navidad para regalarles un calendario de la Buena Semilla o de Testimonio Cristiano a cada Hogar, etc. Son fechas que nos dan oportunidad para abrir una conversación sobre porqué vino Jesús al mundo y un seguimiento posterior cuando la conversación ha sido favorable.

En la relación con los cercanos tenemos que aprender primeramente a saber escucharles, prestar atención a sus problemas y circunstancias, que vean que nos interesamos de verdad por ellos, que el interés es genuino y real, y desde ahí podemos compartirles como Jesús nos ha ayudado en situaciones similares y también puede ayudarles a ellos. Cuando es buen momento en la conversación, se les puede compartir que Jesús quiere ser su Salvador y guía. Siempre escuchamos con respeto y atención y finalizando la conversación, podemos regalarle la pulsera de los colores explicándole el Evangelio de forma completa,  atractiva y cercana.  https://decision.plus/producto/pulseras-de-colores/

Lo cierto es que nos encontraremos con gente que vive “su vida” y no quiere saber nada de religión ni de Jesús, y expresan  rechazo cuando queremos compartirles el Evangelio, pero nuestra parte es mantener el acercamiento y la disposición de ayudar en todo lo que nos sea posible, dándoles un  buen testimonio como creyentes y vecinos, confiando siempre que la palabra del Señor “no volverá vacía” como dice en Isaías 55:11, y que el Espíritu hace la obra en lo profundo de los corazones .

Recordamos la frase que alguien dijo: “no podemos hacer todo para todos pero si algo para alguien” y aquí está nuestra parte con los vecinos, cercanos y aquellos que están alrededor.

José Luis Briones

El drama de la España no alcanzada según el último padrón

El drama de la España no alcanzada según el último padrón

El nuevo padrón desvela un gran aumento de pueblos importantes sin testimonio evangélico. En la actualidad en España hay 331 pueblos de más de 5000 habitantes sin Iglesia Evangélica que tampoco tienen una iglesia cercana a menos de 5 Km. Así, más de 10 millones de españoles viven en pueblos no alcanzados, según los datos de la entidad Decisión actualizados en abril de 2019.

Esta conclusión nace del trabajo que Decisión ha realizado con el último padrón para poner al día la estadística de los pueblos españoles sin Iglesia Evangélica.  Esos datos han sido filtrados con la base de datos de la Federación Protestante FEREDE, los propios datos que la entidad posee en su trato con las iglesias, la información que Evangelismo a Fondo ha elaborado y posteriormente han sido revisados por expertos en cada una de las Comunidades Autónomas.  El resultado demuestra que de los 8.131[i] pueblos que hay es España, el 92% no tiene Iglesia Evangélica establecida todavía.

Cambios muy importantes en el padrón

Los datos del padrón han sufrido cambios drásticos en los últimos años. La España rural se ha quedado vacía, con una fuerte aceleración de los flujos migratorios internos hacia las grandes ciudades, de modo que provincias como Madrid, ha visto como pueblos pequeños de menos de 5.000 habitantes multiplicaban su población.  Así, Madrid ha pasado a ser una de las provincias más necesitadas para la plantación de iglesias evangélicas. Igual ha sucedido en todas las grandes capitales de provincia. Estos cambios están dibujando un nuevo panorama para la estrategia misionera que abre nuevas oportunidades estratégicas para la plantación de iglesias en el entorno de grandes ciudades. No obstante, el desafío de alcanzar los pueblos entre 5.000 y 20.000 habitantes lejos de las capitales de provincia, sigue en píe y continúa siendo una de las grandes carencias de la misión en España. Incluso cuando todavía hay varios pueblos que superan los 30.000 habitantes sin testimonio evangélico.

 

 

 

 

 

 

 

 

La  información sobre los pueblos de más de 5000 habitantes sin iglesia evangélica se mantendrá al día a través de la página web www.unaoracionpor.es y en inglés www.aprayerforspain.org donde también se encuentran recursos como videos sobre la diversidad y la necesidad de cada una de las autonomías españolas.

Una de las pasiones de Juan Blake, el fundador de Decisión que partió con el Señor hace un año, eran las matemáticas aplicadas al Reino de Dios. Le gustaba contar el número de veces que una palabra salía en la Biblia, el número de kilómetros que había hecho en su viajes para predicar el Evangelio y cómo no, el número de pueblos sin iglesia evangélica en España.  Fruto de su visión nacieron los primeros mapas y folletos con los pueblos no alcanzados, que se imprimieron en la imprenta que Decisión tenía por aquel tiempo en el sótano de sus oficinas. A lo largo de los años Decisión ha seguido investigando, actualizando y publicando la información sobre los pueblos sin testimonio con el propósito de sacar a la luz las necesidades de la evangelización de España. Muchos de esos pueblos ya tienen hoy iglesia evangélica, pero como puede comprobarse en el mapa, la necesidad sigue siendo dramática y de forma muy especial en los pueblos apartados de las grandes ciudades.

Crecimiento de las Iglesias Evangélicas en España

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En los últimos años se han puesto en marcha varias iniciativas para la plantación de iglesias. Movimientos como M4 o Red de Multiplicación están movilizando a una nueva generación de plantadores que están estableciendo nuevas iglesias evangélicas. Las estadísticas del Ministerio de Observatorio del Pluralismo Religioso en España, dependiente del Ministerio de Justicia, muestran este progreso, siendo la confesión evangélica con 4.063[ii] lugares de culto abiertos la segunda confesión con mayor presencia en el país después de la católica. Un crecimiento que se ha mantenido en los últimos años pues en 2013 había 3.521 lugares de culto. La confesión musulmana también está creciendo en España y en la actualidad tiene 1.654 mientras que en 2013 tenía 1.308.

El desafío de alcanzar a los españoles autóctonos 

Una parte importante del crecimiento de las iglesias evangélicas ha sido favorecido por la inmigración que representa en muchas congregaciones más del 68% de los miembros como es el caso de Madrid[iii]. Es una nueva fuerza que está fortaleciendo el desarrollo del movimiento evangélico español.  No obstante, el gran desafío es continuar creciendo y de forma especial entre la población autóctona que sigue muy enraizada en la cultura del pasado y que viven en los pueblos que aparecen en el nuevo directorio publicado por Decisión

[i] https://ssweb.seap.minhap.es/REL/frontend/inicio/municipios/all/all

[ii] http://www.observatorioreligion.es/directorio-lugares-de-culto/index_graficos.php

[iii] Piedrahita Gabriel “Estudio Censal de la Religión Evangélica-Protestante en la Comunidad de Madrid” REVISTA PROTESTANTE DE TEOLOGÍA, Vol.4.1, 2018. pág. 113

Evangelizando con el corazón de manera inteligente

Evangelizando con el corazón de manera inteligente

Durante el Siglo XX se puso en auge el tema de la Inteligencia Emocional.  A Daniel Goleman se lo considera el “gurú” sobre este tema.  El planteamiento de esta teoría confrontó y dio un giro a muchas formas de pensar sobre el tema de la inteligencia del ser humano.  Esta teoría permitió a profesionales, padres y educadores ver más allá de un simple número asociado al coeficiente intelectual, altamente promovido durante varios años atrás en el ámbito de la psicología y la educación.

La Inteligencia Emocional es imprescindible y muy necesaria para el día a día, ya que estamos hablando de la forma de ser y de reaccionar de la persona como ser humano, es decir, su calidad humana, independientemente de sus calificaciones, “logros” académicos y educativos.  De hecho, la inteligencia emocional permite a la persona mantener un sano equilibrio entre sus aptitudes, actitudes y destrezas, tanto las naturales como las desarrolladas, con su interior y manera de ver la vida y su forma de relacionarse con sus semejantes.

Aunque la teoría de la Inteligencia Emocional no se enfoca en lo espiritual, si que tiene mucho que ver con  el corazón y el alma del ser humano.  Hay 11 puntos o características que esta teoría resalta en la persona con una correcta y productiva inteligencia emocional:

  1. Interés sincero por conocer a gente nueva (empatía).
  2. Conocimiento de las fortalezas y debilidades propias. (saber en qué debo mejorar)
  3. Prestar atención en lo que te dice la otra persona. (atención sincera para relaciones sólidas)
  4. Conocer y saber por qué te enfadas. ( reacciones acorde a la situación)
  5. Buena relación con la mayoría de las personas de tu entorno. (relaciones efectivas y afectivas)
  6. Te preocupas por ser mejor persona (identidad moral definida)
  7. Ayudas a las demás personas con alegría y amor. (amor  sincero por el prójimo)
  8. Conoces las expresiones faciales de las otras personas. (saber estar, callar y apoyar al otro)
  9. Cuando tropiezas, te levantas rápido. (vivir con esperanza en el futuro aún y a pesar de las circunstancias)
  10. Confías en tu instinto. (la experiencia y tu corazón satisfecho son la base)
  11. Sabes decir “no” sin herir. (sinceridad marcada por el amor hacia el otro).

Jesucristo es un experto en apuntar y trabajar en el corazón de la persona y llevar a la práctica al inteligencia emocional.  Así nos lo demuestra el Evangelio y las historias reales que ahí se relatan.  Siempre estuvo dispuesto a ponerse en la situación del otro sin actitud de juicio y condena, sino todo lo contrario. Jesucristo hizo uso de su inteligencia emocional para llegar al corazón de las personas, mostrándoles la verdad que Dios da para bien de cada uno y su entorno.  Así lo hizo con la mujer adúltera y su conocida respuesta “Ni yo te condeno. Vete y no peques más” (Juan 8:11). También con Zaqueo, el jefe de los cobradores de impuestos, a quien todos odiaban por su trabajo pero a quien el mismo Jesús le dijo: “Yo, el Hijo del hombre, he venido para buscar y salvar a los que viven alejados de Dios” (Lucas 19:10). No podemos olvidarnos del leproso, quien con un corazón humilde se dirigió a Jesús pidiéndole ser limpio y con sólo extender su mano, Jesucristo lo tocó y  habló diciendo “Queda limpio” y al instante quedó sano. (Mateo 8:2,3). Enfrentó a la misma muerte y así se lo hizo saber al dirigente judío quien llegó, se arrodilló y le pidió a Jesús por su hija muerta. Jesús le dijo que la Vida está en Él. A pesar de las burlas de los incrédulos,  Jesús tomó de la mano a la niña, y esta se levantó. (Mateo 9:25).  Un milagro que sólo Cristo puede hacer.

El Evangelio nos cuenta muchas historias más en las que Jesucristo da valor a cada persona que pasó por su camino. Él trabajó con amor y de manera directa en sus corazones y su mente, siempre con la intención de que la persona encuentre su salvación y vida eterna.  Fue sensible a la necesidad y asertivo en sus palabras, gestos y acciones.  Como creyentes tenemos el privilegio de mostrarnos y obrar como Jesús lo hizo.  Todos somos llamados a ser como Él y tú también puedes. Anímate y pon en práctica en tu vida los siguientes pasos: *

  1. Estudia la Biblia de manera intencional y consciente. Alimenta de ahí tu espíritu.
  2. Ora y habla con Dios cada día. Cuéntale tus temores y agradece por lo que tienes.
  3. Confía en el Espíritu Santo como la mejor guía para tu vida y la de tu prójimo.
  4. Adora a Dios regularmente con tus talentos, tus posesiones y tu vida.
  5. Sirve a otros y se parte de la solución, no del problema.
  6. Conquista tus dudas y tus temores recordando el sacrificio de Cristo en la Cruz.

La inteligencia emocional es necesaria en este mundo y la mejor forma de desarrollarla es cuando dejas que el Espíritu de Dios sea el que transforme, modele y guíe tu vida. Te recomendamos la *Guía de Discipulado: Cómo seguir a Cristo” para que sepas cuáles son los primeros pasos para crecer y ser como Jesús conforme a lo que la Biblia nos instruye.   (https://decision.plus/folletos/)

¿Hay que hablar del infierno cuando evangelizamos?

¿Hay que hablar del infierno cuando evangelizamos?

Mi respuesta rápida es Si, es necesario. No podemos hacer una presentación del evangelio completa sin hablar del lugar donde el pecado nos lleva después de la muerte. Si no se comunica la consecuencia del pecado, seguramente ninguna persona entienda el mensaje del evangelio. Porque básicamente el evangelio es para sacar al ser humano del pecado y del futuro infierno al que está destinado. Por eso murió Jesús en la cruz, por amor a nosotros para que no seamos condenados a una eternidad apartados de Dios.

Es verdad que cuando solo hablas del cielo, indistintamente si pronuncias la palabra infierno o no, estás hablando de ello. Estás intentando comunicarle el mensaje que le va a llevar al cielo. Y es ahí donde nuestra mente asocia que la persona está en el lugar que no quieres pronunciar. El infierno va anclado a la palabra cielo, porque es el opuesto. Igual que hablas del color blanco sabes que hay un opuesto, el negro.

No hay que tener miedo para hablar sobre este tema.

 

Hay que ser comprensible y sensible con el tema. No podemos ir condenando a las personas con furia o alegría, o sin ninguna sensibilidad, Jesús nunca lo hizo así, no podemos condenar, porque nosotros no somos quienes condenamos, no es nuestro llamado. Nosotros no podemos condenar a nadie a ir al infierno.

Un profesor mío del seminario siempre nos decía una frase. Decía que no es fácil de entender, pero la verdad es que…

“Las personas que van al infierno, es porque han decidido ir al infierno.”

 

Toda persona a lo largo de su vida va a tener la oportunidad de escuchar el evangelio de una manera o de otra. Dios es justo y da la oportunidad a todo ser humano. Por situaciones o por palabras o cualquier otra cosa, Dios da la oportunidad de elección a cada persona. Nuestro cuerpo está diseñado para ser eterno, tiene un ADN del Creador que aunque por muy ateo que sea la persona le va a ser imposible negar que hay una Divinidad que lo creó, no puede cortar ese cable, pero si puede poner pecado en medio para tapar esa realidad. Por lo tanto siempre va a ver una respuesta,  si o no.  No es algo de medias tintas.

Entonces cuando prediques el evangelio, aunque no menciones la palabra infierno, estarás hablando de ello sin que te des cuenta. Aunque no estés haciendo una descripción del lugar. Pero te animo que hables del infierno, para que expongas que Jesús nos ha librado de ese sitio y nos ha regalado una vida eterna y plena con Dios.

Recomiendo la Biografía de Billy Graham para tener un mejor entendimiento. Haz click [ aquí ] para conseguir el tuyo.

David de Lago

Photo by Aziz Acharki on Unsplash y Photo by Johannes Plenio on Unsplash

Fidelización y Discipulado

Fidelización y Discipulado

Si nos vamos a por una definición oficial de la RAE de la palabra Fidelizar o Fidelización, nos dice lo siguiente: ‘Conseguir, de diferentes modos, que los empleados y clientes de una empresa permanezcan fieles a ella’. Podría parecer que esta palabra solo tiene que ver con marketing empresarial, con empresas que buscan un interés material o económico por parte de sus clientes y sí, así es, pero deja que te diga que, en cierto modo, en nuestro ámbito de vida cristiana también podemos darle uso o, más bien, extraer lo positivo de su significado.

Para ello, podemos buscar algún sinónimo. Os doy uno, cuidar. Claramente en las empresas, el objetivo principal y por el cual a diario trabajan, es el no perder a sus clientes y donantes. Para lograrlo, necesitan invertir tiempo, esfuerzo y dinero en llegar a tener una relación asidua de cuidado personalizada. Es una inversión enfocada en un objetivo y beneficio. Y ¿algo de esto tiene que ver con nosotros, con la iglesia? Pues sí, y mucho. Nuestro objetivo en este caso, no es más que cumplir con el mandato de Jesús de ‘hacer discípulos’ y beneficio, el ser instrumento útil en manos de Dios, qué privilegio.

En las iglesias y en nosotros mismos como seguidores de Jesús, deberíamos tener la misma meta: acoger, integrar y cuidar a los nuevos creyentes. Debemos estar cerca de ellos de manera que seamos de ayuda y estímulo para que permanezcan fieles al Señor y a su Palabra. El cuidar las relaciones con los nuevos creyentes es imprescindible para que su andar diario se fortalezca, para que su fe crezca. Es un camino constante que afirma, estabiliza y ayuda al desarrollo personal, al crecimiento espiritual. Y ¿cuál es la mejor manera de hacerlo? A través del discipulado. Esa decisión y acción de reproducir en una persona más, el carácter que Cristo ha llegado a desarrollar previamente en otra, en ti por ejemplo.

Discipular conlleva un compromiso por parte del discípulo, pero a la vez, del ‘maestro’ o mentor. Es un trabajo de dos, las dos partes son importantes. Por un lado el maestro/mentor se encarga de enseñar, instruir y acompañar, algo que requiere dedicación, amor, esfuerzo y paciencia, siempre enfocados en Jesús. Por otro lado, el discípulo debe estar dispuesto a dar de su tiempo poniendo a Dios en primer lugar, meditar en las enseñanzas, ponerlas en práctica en obediencia y producir fruto dando testimonio a otros con el deseo de hacer discípulos también.

Pero cuidado, en esas relaciones a veces nos falla el pensamiento de que como son nuevos y nosotros ya llevamos cierto recorrido, tenemos el derecho de imponer o de no darles opción a otras opiniones. Esa actitud, puede crear rechazo. En nuestras iglesias y relaciones de discipulado, debemos ser y transmitir valores imprescindibles como la confianza, la transparencia, la cercanía, la interacción, etc.

Todos estos valores demuestran una actitud y carácter más semejante al de Jesús. Ese cuidado que Él tenía con sus discípulos y con las multitudes traía como consecuencia que le siguieran, que tuvieran el deseo de seguir cerca de Él, de querer más, no podían conformarse con un rato, no les servía de simple pasatiempo.

En definitiva, el discipulado anima a eso, a que cuanto más conoces y profundizas en la vida de Jesús y su Evangelio, más sientes la necesidad insaciable de Él. ¿Quién no desea ver a esas personas que llegan perdidas y sin rumbo, encontrar el sentido de su vida? ¿Quién no desea ser parte de ese cambio y crecimiento en alguien? Piensa en ti, en quién cuidó de tu vida espiritual en tus inicios, quien protegió tu corazón en momentos de debilidad, quien sostuvo tu mano cuando te sentiste caer, a quien acudiste cuando te sentías perdido, etc.

No nos olvidemos de las palabras de Jesús en Mateo 28:19 ‘Por tanto, id, y haced discípulos…’ Todos tenemos parte en esa gran comisión y, algún día, tendremos que rendir cuentas delante del Señor. Es tiempo de ser discípulos de Jesús, de hacer discípulos con nuestro testimonio y también, de cuidar de esos corazones rotos que llegan a nuestras iglesias y que solo el Evangelio y la vida de Jesús, puede transformarles.

Materiales recomendados para el discipulado: ‘Los Navegantes’. 6 cuadernos de estudio enfocados en diferentes áreas de la vida cristiana.
(Podéis solicitarlos aquí)


Belén Cantalapiedra